Blogia
LILAS

"VAYA PARANOIA DE VIAJE"

Tomando café con el Arcipestre de Hita se nos ocurrió una brillante idea :¿Por qué no viajamos hasta trabubulandia? Nos levantamos del sofá y corrimos.

Corrimos tanto que nos cansamos enseguida y paramos a tomar algo, esta vez un Redbull.

Sentados nos quedamos en esa terracilla, donde daba el sol y se pusieron a

tomarle un poco, una vez acabado su ya caliente Redbull (que le daba el sol).

Se marcharon a la playa por para coger el avión hacia trabubulandia.

Allí en trabubulandia habia muchas cosas como duendes y...

marcianos fuccias que comían golosinas constantemente.

Estabamos extrañados sobre ese país y los marcianitos nada más llegar se rieron de de nosotras

Al llevar un tiempo en trabubulandia se les cogio cariño a los marcianitos e...

Poco a poco comenzamos a observar como nos iba creciendo la nariz, nuestras orejas se volvieron puntiagudas y la piel se volvia,

¿así es un marciano? ¿o es que somos trabubus?

Los trabubus son primos-hermanos de los duendes y marcianos y por eso les van saliendo estas cosas, así se integran mejor en su nueva sociedad.

Qué fuerte no lo podian creer, entonces empezaron a tener mágicos poderes, volaban, tenían mucha fuerza...

Estaban totalmente flipados, se pararon por un momento y pensaron detenidamente... pasaron unos minutos... bastantes minutos... Solo pudimos llegar a una conclusión: ¿Qué narices contiene el Redbull?A partir de este momento tanto el Arcipestre como yo nos dedicamos a investigar el contenido del Redbull.

                                      FIN???

 

"MI PINCELADA"

Érase que se era una vez... un pequeño Trabubu que tenía una gran ilusión en su pequeña vida.

La ilusión que tenía era muy importante para él, y para todos los que le reodeaban; tenía una hermana pequeña también Trabubu, y sus padres y abuelos también eran Trabubus.

Un buen día sus abuelos Trabubus le mandaron pintar la pared del salón, pero el niño no lo quería hacer, y en vez de pintar el salón, lo manchó entero.

El abuelo Trabubu, le pegó una colleja de impresión, y el pequeño Trabubu metió la cabeza en el bote de pintura.

El niño Trabubu, obligado por la colleja de su abuelo, empezó a pintar la pared todo desilusionado.

Cuando terminó de pintar, le quedó tan bonita que su abuelo Trabubu le felicitó.

     - ¡Has vistojoven Trabubu??!!, las cosas hay que hacerlas bien. Como recompensa, te enviaremos de viaje a TRABUBULANDIA.

El joven muy contento empezó a preparar la maleta. ¡Conocería a más Trabubus como él!!!

Una vez en Trabubulandia, empezó a conocer los secretos de su región, e incluso se enamoró de una Trabuba llamada TRABINA que era muy muy bella.

Tuvieron Trabubitos muuuuuuuuuuyyyy guapos. Eran muy felices, hasta que un día apareció un gigante de pies grandes que aplastó su cena y sus tierras y tuvieron que huir corriendo.

A todo esto, estaban el ARCIPRESTE DE HITA y el CIEGO por allí de viaje, por lo que el Trabubu les pidió ayuda. Después de pensar un rato la manera de deshacerse del gigante, idearon una trampa mortal.

El Trabubu dejó de huir y para dar las gracias a sus nuevos amigos, les invitó a tomar un Red Bull.

Y así acaba la historia  del pequeño Trabubu con sus nuevos amigos "el ciego" que todo lo vé y el sabio "Arcipreste de Hita"

FIN

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

pepi´s -

vamos a por un Red Bull Jaja. os doy....... un 8. Aupa las lilas!!!!!!!!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Victor -

Está muy chulo el cuento. le doy un 8
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres